Postura del zapatero

Zapatero cometario-levy 9

Un cordonero (/ˈkɔːrdˌweɪnər/) es un zapatero que fabrica zapatos nuevos con cuero nuevo. El oficio de cordonero puede contraponerse al de zapatero, según una tradición británica que restringía a los zapateros a la reparación de zapatos[1]. Esta distinción de uso no se observa universalmente, ya que la palabra zapatero se utiliza ampliamente para los comerciantes que hacen o reparan zapatos[2][3][4].
El Oxford English Dictionary[5] dice que la palabra cordwainer es arcaica, «todavía se utiliza en los nombres de los gremios, por ejemplo, la Cordwainers’ Company»; pero su definición de cobbler menciona sólo la reparación,[5] reflejando la distinción más antigua. La obra 14 del Ciclo de Chester fue presentada por el gremio de corvisors o corvysors[6][7].
El término cordwainer entró en el inglés como cordewaner(e), del anglonormando cordewaner (del francés antiguo cordoanier, -ouanier, -uennier, etc. ), y en un principio designaba a un trabajador de cordwain o cordovan, el cuero que históricamente se producía en la Córdoba árabe, España, en la Edad Media, así como, de forma más restringida, a un zapatero[8] La primera atestación en inglés es una referencia a «Randolf se cordewan[ere]», hacia 1100[1][8].

Zapatero genético

Un cordonero (/ˈkɔːrdˌweɪnər/) es un zapatero que fabrica zapatos nuevos con cuero nuevo. El oficio de cordonero puede contraponerse al de zapatero, según una tradición británica que restringía a los zapateros a la reparación de zapatos[1]. Esta distinción de uso no se observa universalmente, ya que la palabra zapatero se utiliza ampliamente para los comerciantes que hacen o reparan zapatos[2][3][4].
El Oxford English Dictionary[5] dice que la palabra cordwainer es arcaica, «todavía se utiliza en los nombres de los gremios, por ejemplo, la Cordwainers’ Company»; pero su definición de cobbler menciona sólo la reparación,[5] reflejando la distinción más antigua. La obra 14 del Ciclo de Chester fue presentada por el gremio de corvisors o corvysors[6][7].
El término cordwainer entró en el inglés como cordewaner(e), del anglonormando cordewaner (del francés antiguo cordoanier, -ouanier, -uennier, etc. ), y en un principio designaba a un trabajador de cordwain o cordovan, el cuero que históricamente se producía en la Córdoba árabe, España, en la Edad Media, así como, de forma más restringida, a un zapatero[8] La primera atestación en inglés es una referencia a «Randolf se cordewan[ere]», hacia 1100[1][8].

Antiguo nombre de zapatero

Un cordonero (/ˈkɔːrdˌweɪnər/) es un zapatero que fabrica zapatos nuevos con cuero nuevo. El oficio de cordonero puede contraponerse al de zapatero, según una tradición británica que restringía a los zapateros a la reparación de zapatos[1]. Esta distinción de uso no se observa universalmente, ya que la palabra zapatero se utiliza ampliamente para los comerciantes que hacen o reparan zapatos[2][3][4].
El Oxford English Dictionary[5] dice que la palabra cordwainer es arcaica, «todavía se utiliza en los nombres de los gremios, por ejemplo, la Cordwainers’ Company»; pero su definición de cobbler menciona sólo la reparación,[5] reflejando la distinción más antigua. La obra 14 del Ciclo de Chester fue presentada por el gremio de corvisors o corvysors[6][7].
El término cordwainer entró en el inglés como cordewaner(e), del anglonormando cordewaner (del francés antiguo cordoanier, -ouanier, -uennier, etc. ), y en un principio designaba a un trabajador de cordwain o cordovan, el cuero que históricamente se producía en la Córdoba árabe, España, en la Edad Media, así como, de forma más restringida, a un zapatero[8] La primera atestación en inglés es una referencia a «Randolf se cordewan[ere]», hacia 1100[1][8].

Postura del zapatero en línea

Un zapatero es alguien que fabrica, diseña y repara calzado. El nombre original de un zapatero era cordero. Históricamente, los zapatos se fabricaban a mano de uno en uno, pero esto ha sido sustituido en cierta medida por la industria de fabricación de calzado, que produce zapatos a un ritmo mucho mayor del que pueden hacerlo los zapateros. Sin embargo, todavía hay zapateros que producen un trabajo de calidad, detallado y artesanal, pero son cada vez más escasos.
Aunque quedan pocos zapateros en el mundo, es probable que el arte de la fabricación de zapatos siga existiendo durante bastante tiempo, ya que muchas partes del mundo siguen dependiendo de los zapateros. Además, a algunas personas les gusta saber que sus zapatos perfectamente ajustados han sido diseñados y fabricados específicamente para ellas.
Los zapateros llevan cientos de años diseñando, fabricando, reparando y limpiando zapatos. Para hacer un zapato, el zapatero suele utilizar una horma. La horma tiene la forma de un pie humano, y el uso de esta herramienta garantiza un zapato de tamaño adecuado.
Con cuchillos, cizallas, tijeras o prensas mecánicas, el zapatero recorta las piezas siguiendo los patrones o contornos. Las máquinas de coser, las agujas y los hilos, el pegamento y las pinzas o varias herramientas manuales y los remaches se utilizan para reparar, decorar o construir productos de cuero según las necesidades y especificaciones de las personas. Ciertos efectos deseados se consiguen mediante el uso de tinte, pintura o mancha. Un zapatero puede grabar o estampar el cuero para conseguir un aspecto decorativo, o utilizar la costura para crear diversas formas.