Parighasana

Ventajas de la postura de la puerta

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
En el yoga hay muchas flexiones hacia delante y hacia atrás, pero no tantas flexiones laterales. La postura de la puerta ofrece la rara oportunidad de entrar realmente en el costado del cuerpo y estirar los músculos descuidados entre las costillas. Esta postura es especialmente adecuada durante el embarazo, cuando se necesita todo el espacio extra que se pueda conseguir ahí. Puedes hacer esta postura como parte de una rutina de calentamiento, enfriamiento o estiramiento.
La postura de la puerta estira los músculos intercostales entre las costillas y la parte interna de los muslos y los isquiotibiales. Una mala postura puede provocar tensión en los músculos intercostales. Además, puedes sentir tensión muscular en esta zona si mantienes una posición corporal durante mucho tiempo, como en las carreras de larga distancia. El estiramiento puede ayudarte a mejorar tu capacidad para expandir el pecho y respirar profundamente, y los corredores agradecerán el estiramiento de los isquiotibiales. Esta postura es una buena opción para prepararte para el ejercicio o para una sesión completa de yoga, o para aliviar la tensión después de estar sentada durante demasiado tiempo. En el embarazo, los estiramientos laterales pueden ayudar a medida que el cuerpo cambia de forma.

Significado de parighasana

Comienza en posición de rodillas. La pierna izquierda permanece doblada, con el muslo perpendicular al suelo, mientras enderezas la pierna derecha y la extiendes a tu lado. Coloque la mano izquierda en la espinilla derecha y extienda el brazo derecho hacia arriba y por encima de la cabeza.
Esta es una asana asimétrica, de rodillas, cuyo objetivo es abrir las caderas y estirar los isquiotibiales y el cuerpo lateral. Empieza por arrodillarte. Una pierna permanece doblada, con la rodilla apoyada en el suelo, mientras extiendes la otra pierna hacia un lado. Mientras te mantienes en esta postura, el muslo de la pierna doblada permanece perpendicular al suelo. Los dedos de los pies de la pierna extendida apuntan hacia el techo y el cuerpo lateral se alarga a través del alcance del brazo superior extendido.
La Parighasana es ideal para dar vida a tu cuerpo lateral y para estirar los isquiotibiales. Puede incorporarse fácilmente a muchos tipos de secuencias diferentes y es especialmente útil si quieres aliviar la fatiga crónica de las piernas. También es buena para mejorar la flexibilidad de los isquiotibiales, lo que ayudará a aumentar los niveles de confianza en posturas más agotadoras de pie y de flexión hacia delante.

Parivrtta parighasana

Como sociedad somos muy conscientes y desarrollamos nuestra parte delantera del cuerpo. Recibimos y exploramos el mundo con nuestra cara, la parte delantera del torso y la pelvis, las manos y los pies. En cambio, muchos de mis alumnos me han dicho que experimentan su cuerpo lateral -la zona que va desde las caderas hasta las axilas- como un lugar que se siente adormecido, denso o pesado. A no ser que nos duela la espalda, a menudo nos olvidamos de ella, y no la vemos ni la pensamos. Una de las bellezas del yoga, que significa «unión», es que disminuye el énfasis en una parte del cuerpo y nos pide que difundamos nuestro interés y respeto por todas partes.
Parighasana (Postura de la Puerta) energiza y aligera el cuerpo lateral e invita a la respiración a volverse verdaderamente tridimensional. En sánscrito parigha significa «la barra utilizada para cerrar una puerta». En Parighasana el cuerpo se asemeja a esa barra cruzada. La asana estira los músculos intercostales que conectan las costillas. Cuando estos músculos están tensos, lo que suele ocurrir cuando tosemos y estornudamos repetidamente o tenemos una mala postura, el movimiento de la caja torácica se ve restringido, al igual que la respiración. La elongación de los músculos intercostales mejora la respiración; en consecuencia, la Parighasana ayuda a los problemas respiratorios normalmente asociados con el asma, las alergias, los resfriados y la gripe. Sin embargo, antes de hacer esta postura, vamos a explorar nuestra respiración con la respiración en tres partes.

Postura de la puerta contrapostura

Posturas en la Gimnasia Primaria de Niels Bukh de 1924[2] que se asemejan a Parighasana, Parsvottanasana y Navasana, apoyando la sugerencia de que Krishnamacharya derivó algunas de sus asanas de la cultura gimnástica de su tiempo[3].
La asana no se conoce antes del siglo XX. Dado que, como escribe el estudioso del yoga Mark Singleton, se parece mucho a una postura utilizada en la gimnasia moderna, como la Gimnasia Primaria de Niels Bukh de 1924,[2] es probable que Krishnamacharya derivara la asana de la cultura gimnástica general de su tiempo; no hay ninguna sugerencia de que la copiara directamente de Bukh[3].
La postura se realiza desde una posición vertical de rodillas. Una pierna se estira hacia un lado, los brazos se extienden lateralmente y el cuerpo se extiende hacia el lado de la pierna extendida hasta que el brazo queda a lo largo de la pierna. El otro brazo puede estirarse junto a la cabeza, y la mano puede llegar a colocarse encima de la otra mano y del pie[5][4][6][7].